domingo, 20 de septiembre de 2015

LÍDER EMPRESARIAL X


El principal obstáculo a nivel personal es llevar una vida dividida entre la voluntad y la acción cotidiana. Separar las exigencias de la voluntad y la acción diaria en la empresa es un error fundamental que contribuye, en gran medida, al daño que algunas empresas han causado al mundo de hoy, como son el exceso de trabajo en detrimento de la familia o la vida espiritual, el apego enfermizo al poder a costa del propio bien, y el abuso de poder económico para obtener mayores beneficios. Hay que recordar la reflexión que dice: “Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a la ética y al dinero.

Los líderes empresariales que no s ven a sí mismos sirviendo a los demás y a la Emancipación en su vida laboral, llenarán el vacío de sentido con un sustituto menos valioso. La vida dividida no está unificada ni integrada: está radicalmente desordenada, y por tanto no consigue vivir de acuerdo a la llamada de la Emancipación.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada